Logo marcasport web

ZEPGUAGOSCUA SIN COMPLICACIONES

Como todo colombiano fui sorprendido con la noticia de que el Congreso aprobó que el tejo sea considerado Patrimonio Inmaterial de Colombia, pero como así, haber sacado del grupo de sustancias controladas al Taxus, portador de la taxina, y de esa manera, pero que estamos haciendo, por la sangre de cristo, es necesario pedir una aclaración… Por lo que solo falta la firma del Presidente para que sea oficial, esta iniciativa, que ahora es una realidad, se aprobó en último debate que el tejo será considerado patrimonio cultural e inmaterial del país, en plenaria de la Cámara de Representantes, impulsada por la representante a la Cámara por el departamento de Boyacá, Dra. Neyla Ruiz, y también por el exsenador Antonio Navarro Wolff. Este pasatiempo autóctono que aún prexiste en el país, nació hace 500 años en el municipio de Turmequé, al que se le reconocerá como sede principal, por ser el lugar de procedencia, toda vez que, en el año 2.000, por medio de la ley 613, el Congreso de la República declaró a esta disciplina como deporte nacional. Para ese entonces, otorgándoseles los mismos derechos de los deportistas afiliados en los demás clubes, al disponerse que las ligas y la Federación de tejo se registraran ante el Instituto Colombiano del Deporte.

14jorge eliecer gaitan2

En las ponencias que se han llevado a cabo se expusieron algunas curiosidades sobre este tema:

Inicios: El historiador Hugo Ángel Jaramillo describe la historia de que en los territorios donde se asentaba la población indígena de Turmequé, las crónicas cuentan que los súbditos del príncipe Guavita admiraban las hazañas deportivas que realizaba con este dispositivo, que en sus inicios era un disco de oro llamado zepguagoscua, que luego migró a ser un elemento de metal, propiamente el objeto que se lanza a la pólvora.

Igualmente, una leyenda del pueblo muisca cuenta que Pedro Naizaque, uno de los caciques de Turmequé (Boyacá), tenía siete mujeres. Cuando la colonización llegó a esas tierras empezó la tarea de erradicar la poligamia. Naizaque frente a la dificultad de elegir entre sus esposas, las sometió al azar jugando al tejo para definir quién era la elegida.

“El lanzamiento parabólico y las leyes de la dinámica arrojan datos cuantitativos sobre cómo jugarlo y la forma de optimizar los resultados”, teniendo un papel importante en el turmequé, la física y las matemáticas.